El vino es el resultado del engranaje mas complejo que nos podamos imaginar. Todo comienza como tiene que comenzar y esto es con magia. En el campo, la vid crecerá bajo ciertas condiciones y de acuerdo a un sin número de variables, ella tratará de dar la mejor cosecha posible. A lo largo de su desarrollo luchará contra enfermedades, insectos, sequías y viento. Una vez que las uvas están listas será el momento para que sean transformadas y es nuestro deber como interfaz de pasar el relevo a la microbiología. Levaduras y bacterias transformarán diversos componentes en invisibles maravillas que llamamos vino. En enología decimos que el vino es un ser vivo, dicho muy común. Para mi no solo es vivo sino que inmortal. El vino es solo una transición en la vida del jugo de uva. La naturaleza buscará siempre una estabilidad a través de un cambio constante. Un vino no tiene fecha de caducidad puesto que nunca será dañino a la salud del hombre. Durante su evolución, el vino tiende a volverse mas amable en sabor, "mas redondo" con aromas complejos.
Este primer vino "CUVÉE DE BISON 2014" se lo dedico a mi querida abuela y a su vida de audacia y aventura. Manú Dornbierer en si es un vino en transición. De joven seguramente fue dulce, en su adolescencia fue tánica y astringente. En su edad adulta obtuvo color y aroma y ahora se encuentra en esa etapa tan hermosa que en español se llama CRIANZA y en francés ÉLEVAGE. El vino evoluciona muy lentamente volviendose cada día mas agradable y menos áspero. Cada día listo para perdurar en el tiempo, en la inmortalidad.

Bruno Stump

Anterior    Sucesivo